El aterrador ritual de las mañanas

Las mañanas se han convertido en un ritual desde enero 2015. Un ritual triste y algunas veces aterrador que consiste en leer los mensajes. Leer las portadas de los diarios en línea, bajar el scroll o el flujo de noticias en redes. Leer los titulares hasta asegurarse de que no hubo ningún atentado o ataque.

El día martes 26 de julio del 2016 fue uno de esos días en los que se confirmó ese ritual. Volvieron a atacar. Esta vez en una iglesia. Dos hombres degollaron a un cura.

Mañana, ¿cuál será su objetivo? Me aterra la misma idea de escribir la lista de los posibles lugares y que esto les pueda dar más ideas. Aunque quizás sea ingenuo. No necesitan de un post en un blog perdido para pensar en una lista. Ya saben dónde nos dolerá. En cualquier parte del mundo.

Ese momento en el que me levanto y miro las noticias con temor y pienso en cómo habrán hecho migrantes de otros países que también han sufrido conflictos internos, guerras o terrorismo. Afganistán, Irak y Siria llevan décadas sufriendo por causa de las guerras que países como Estados Unidos, Reino Unido, Francia han cometido allá y por los atentados perpetrados cada día, semana o mes.

También recuerdo esa época en la que Perú estuvo sumergido en el conflicto armado interno. En lo que he leído, en lo que me contaron. Porque también hubo terrorismo. Quizás haya sido diferente y aún más aterrador porque el terrorismo vino de una organización a la cual el Estado le respondió con la misma violencia.

Recuerdo a los miles y miles de peruanos que se marcharon del país en los años 80 y 90. Recuerdo las lágrimas y la preocupación de familiares por lo que pasaba del otro lado del Atlántico, a 10.000 km. Entonces como no había internet, tenían que asegurarse de que no se anunciaban muertes escuchando los titulares de alguna radio o viendo una cadena de televisión, si es que llegaba alguna noticia de Perú. Escuchar, leer o ver titulares que anunciarían muertes en la selva, muertes en la sierra o en la costa.

Las mañanas eran un ritual. Un ritual triste. Hoy, también las mañanas son tristes. Algunas veces aterradoras.

3singes2.jpg

 *En ningún momento se ha pretendido comparar las situaciones de violencia, terrorismo o guerras entre los países mencionados.

 

Anuncios