15M, un año después y con mucha determinación

El martes 15 de mayo del 2012, el movimiento del 15M (también conocido como Indignados) se reunió para celebrar su primer año de existencia, después de cuatro días de asambleas que se iniciaron el sábado 12 de mayo. La asamblea llamó a que en cuanto la prima de riesgo de España pase de los 500 puntos  se reuniesen en Sol para una cacerolada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero este martes por la noche, la cacerolada que marcó el final de la asamblea no se terminó en Sol. Los cientos de manifestantes se dirigieron a la Bolsa de Madrid, pasando por la calle Alcalá, Cibeles, rodeados por los antidisturbios. El cordón policial estuvo desplegado por todo el centro de Madrid, impidiendo a los manifestantes llegar al Congreso. El fervor, que acompañó esta marcha improvisada, ha demostrado que las ganas de cambiar el sistema actual, político y económico, siguen intactas.

Esta celebración demostró que el movimiento continua trabajando. Durante el curso del año, se les ha podido ver a través de manifestaciones pacíficas. Pero este movimiento no se caracteriza solamente por estas acciones sino también, y sobre todo, por la organización de sus grupos, de sus asociaciones y de sus asambleas de barrios que después de un año siguen en pie y con más fuerza.

Sin embargo, la magnitud del movimiento que Madrid experimentó hace un año parece no estar tan presente, ya que en esta misma época, la Acampada de Sol recién se formaba. El movimiento ha perdido “seguidores” en el sentido en el que no hay tanta gente y que no hay una acampada en Sol, pero se ha hecho más sólido, con raíces que van cogiendo cada vez más fuerza desde la Puerta del Sol, desde Madrid y en el resto de España.

Mucha determinación, esto es lo que califica el movimiento del 15M, después de un año de su nacimiento.

Anuncios