Unas primarias socialistas a la francesa : ¿nuevo interés por la política ?

Esta semana en la cadena pública France 2 se realizó el debate entre los seis candidatos a las primarias socialistas en Francia, el próximo 9 de octubre. Un debate que duró casi tres horas en las que cada político presentó su programa frente a una crisis, que todos, calificaron de fracaso del gobierno de Nicolas Sarkozy.

Martine Aubry, la ex-primer secretario del partido y alcalde de Lille, François Hollande ex marido de Ségolène Royale y presidente del consejo general de Corrèze (una provincia de Francia), Arnaud Montebourg diputado y presidente del consejo general de Saone-et-Loire, Ségolène Royale candidata en 2007 frente a Sarkozy, Manuel Valls diputado y alcalde de Évry y por último Jean-Michel Baylet, presidente nacional del Partido radical de izquiera (Parti radical de gauche).

Por primera vez, el partido ha decidido abrirse a todos los ciudadanos : no sólo los miembros del partido podrán elegir al candidato socialista, sino que todos los franceses podrán votar en esas primarias. La prueba, es que por primeva vez un radical participa en las elecciones socialistas.

No se trata solo de la elección del rumbo socialista de Francia, se trata de la imagen del partido socialista francès, estancado desde los años noventa (si no es desde los ochenta cuando gobernó por última vez un presidente de izquierda) y que no logra interesar a las clases más pobres y medias de la sociedad francesa, que son las que están sufriendo de la crisis.

El debate se centró en la crisis económica y en las medidas sociales para salvar a la sociedad francesa. Un debate dividido en tres partes : presentación de cada candidato, entrevista de cada candidato hecha por el presentador y dos periodistas. Por último, un debate de una hora entre los seis candidatos.

Al escuchar cada candidato, uno tiene la impresión de escuchar lo mismo : la situación actual es el fracaso de Sarkozy, las clases medias ya no pueden sobrevivir, las pequeñas empresas no tienen el margen suficiente para emplear y es necesario imponer a las empresas que tienen más ingresos.

Sin embargo la situación del déficit en Francia no se remonta al gobierno de Nicolas Sarkozy o de Jacques Chirac. Remonta también a los años ochenta, durante el mandato del presidente François Mitterrand cuando las ayudas sociales aumentaron para todos.

En Francia se ha pensado que todo el mundo puede beneficiar de estos derechos sociales sin ningún limite. Pero la realidad es que se ha aprovechado de estas ayudas. El problema es que no se ha gestionado bien la repartición de esas ayudas. En muchas ocaciones el gobierno ha dado sin recibir. Y ahora además de la crisis, tenemos un déficit de la seguridad social enorme.

El debate organizado por France 2 fue seguido por 4,9 millones de espectadores, o sea 22,1% de los franceses que miraban la tele. Una cifra impresionante ya que en las últimas elecciones regionales los franceses se abstinieron a 55 %.

La política sigue interesando en cierta medida, la prueba está en el seguimiento del debate de las primarias. Lo que no interesa, en este caso, son los mismos proyectos que el partido socialista propone desde años. No hay renovación del  partido y no se adapta a su entorno : una crisis que ha demostrado que el sistema ecónomico ya no puede seguir basándose en las especulaciones financieras de los bancos, empresas y que los gobiernos participen en ellas.

El 19 de octubre se elegirá el representante del partido socialista para las elecciones de abril de 2012. Francia ya está en campaña electoral.

Anuncios